Historia del Complejo Turístico Hotel Suites Albayzin del Mar

Versión para impresión

Nuestra Historia

El complejo turístico y residencial “Hotel Suites Albayzín del Mar" inmerso en la Isla del Ocio tiene su origen en las nuevas ideas del empresario Francisco Maximiliano Megías, al conseguir desarrollar un urbanismo imaginativo y diferente que intentaba proliferar por el año 1988. La prioridad durante la planificación y la ejecución de la forma actual era salirse de la arquitectura cuadriculada presente en el urbanismo desmedido que ha opacado la extraordinaria belleza de las costas españolas.

 

La visión que tuvo al promover la construcción y la explotación de estas instalaciones era la de iniciar en Almuñécar una concepción del turismo aislada del repetido modelo masivo e impersonal. El sueño fue convertir este enclave en un lugar único y diferente de los variados destinos turísticos de Andalucía. A lo largo de 30 años de mucho trabajo ha logrado atraer a muchos viajeros de todos los lugares del mundo quienes se llevan siempre un agradable recuerdo de un lugar privilegiado por la belleza, las playas, la gente, los paisajes y el clima.

 

Para tener una idea más clara del surgimiento del proyecto se puede ver la repercusión que tuvo en algunos medios escritos de la época.

 

Arquitectura Andaluza para la Almuñécar del futuro.

 

Almuñécar, como el conjunto de la Costa Tropical, entiende que aún es posible recuperar el sabor andaluz que tradicionalmente la ha distinguido. Eso empieza por una concepción especial del desarrollo turístico en función del nivel de calidad de vida que la ciudad pueda ofrecer y sigue necesariamente por un nuevo diseño urbanístico. Francisco Megías, promotor en la Costa Tropical, ha dado el primer paso con obras como «Albayzín del Mar»- y la futura «Isla del Ocio».

 

«Había que hacer algo donde las personas se sintieran cómodas, con grandes espacios, terrazas abiertas, jardines, balcones, grandes ventanales y hasta una acera que rompiese con la imagen habitual de un bloque de viviendas uniforme y aséptico», refiere Megías. Se mantiene un criterio esencial: que cada vivienda se adapte a la persona que la habita, que cada rincón llene la vida de una persona que resida habitualmente en estos nuevos edificios o pase en ellos sus vacaciones, tanto de verano como de invierno.»

 

Planos Isla del Ocio

 

Francisco Megías, afirma que la construcción, el urbanismo; es lo que da forma a una ciudad y modela en muchas ocasiones las formas de vida de sus ciudadanos. No se trata de romper, sólo de aprovechar los recursos naturales que una zona como la Costa Tropical puede ofrecer para sumarlo todo y entregarlo al turista. No a los cuadrados por sistema de las fachadas, los colores fríos y los planos lisos.

 

El urbanismo del Conjunto Urbanístico Albayzin del Mar, inmerso en la Isla del Ocio, atiende a diseños originales, formas nuevas, juegos de luces, movimiento continuo en los tejados, los voladizos, las hornacinas, y las cúpulas y, por encima de todo, el blanco de la cal, las plantas tropicales y los mil detalles que configuran una vivienda que nace de la imaginación y la fantasía.

 

«Hay que conseguir que edificación, naturaleza y hombre puedan integrarse a través de elementos, nobles y sencillos a un tiempo, para que el turista se encuentre casi como en otro mundo. Por ello, si el exterior es un juego sucesivo de sensaciones e imágenes sueltas que forman parte de un todo homogéneo, el interior, cada habitación es parte de cada individuo que vive en él».

 

Sabor Andaluz, Color Blanco.

 

En el caso de Albayzín del Mar cada habitación es totalmente diferente de las demás; cada vivienda-suite es distinta a las demás en formas y decoración con juegos de biombos, de alacenas y hornacinas hasta vestir completamente la vivienda-suite de vida.

 

 

Este modelo urbanístico de futuro puede ser uno de los principales atractivos de la ciudad y uno de los aspectos claves de la Costa Tropical para un turismo que demanda la originalidad del Sur-, de ahí que se hable como de la Almuñécar de antes de Albayzín del Mar y de la Almuñécar de después, apostando claramente por ésta última.

 

Historia Isla del Ocio

 

Francisco Megías aboga por recuperar el pueblo andaluz como modelo a seguir, destacando el blanco de la cal para la Almuñécar del futuro, una ciudad que crecerá hacia las laderas con edificaciones de dos plantas como máximo, grandes zonas verdes y el juego constante de movimientos y formas arquitectónicas.

 

En la acera, soñada y realizada por Francisco Megías, existe ya un precedente de cómo utilizar más y mejor la vía pública, la sencilla acera de sus edificios situados en la Avenida Costa del Sol, reúne todos los ingredientes necesarios para que se pueda: pasear, descansar o jugar, como aislados de todo. Las aceras se planean como espacios de fantasía con plantas tropicales que las separan de los aparcamientos, fuentes, espejos, y dólmenes que acaban en muros que suben y bajan, la misma entrada al garaje y la propia iluminación, siempre indirecta y oculta, son caprichos soñados, como mil formas diferentes capaces de conquistar y atraer.

 

Prensa Albayzin del Mar

 

Añadir nuevo comentario

FILTRO ANTISPAM
La siguiente pregunta es para prevenir spam
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.